domingo, 10 de mayo de 2009

El átomo único del cariño, o la esencia de Cuchipú:

Hay cosas que son irrepetibles, pero por la energía que destilan, por el calor que emanan, por la sonrisa inevitable que provocan y por el cariño tan inmenso que revelan.


Mavivi, Verbi, Cuchipú… son tantos los nombres con los que te he rebautizado y tantas las sonrisas que me has regalado que no me cabe nada más que agradecimiento en cada uno de los ratos que he pasado a tu lado, pero es que cerca de tí el tiempo no se puede medir, porque se desvanece, se pierde en la infinidad de las tardes en las aulas, en las terrazas de los bares, en las noches de preparación de las clases, en los rincones en los que la risa no nos dejaba nada más que ser felices.
Y luego está la espontaneidad, esa que muy poca gente sabe vestir como un traje elegante que no les caiga grande por los bajos, que muy pocas personas saben lucir con la precisión de los paramecios girando en gotas de agua, con la distinción de los axopodios de las diatomeas. La franqueza, la pureza y la naturalidad con la que has acomodado mis días malos, mis tonterías, mis carencias y sobre todo mis días de no ser, no estar, no querer…
¡Jó, cuantas cosas y que rápido han pasado!, me parece tan lejano el día que alguien nos presentó y, claro, yo te dedicaría mi mirada defensiva de chulería altiva prepotente, que me reservo para poder establecer la coraza protectora hacia lo desconocido, mi rápido análisis superficial hacia lo que me esperaba, trabajar a tu lado, compartir ratos y ratos, tener que ‘soportar’ a una niña nueva que posiblemente no me aportara nada y a la que tendría que enseñarle todo… Y nunca me he podido equivocar más estrepitosamente, porque me equivoco mucho, mucho más de lo que te imaginas, me equivoqué en cada una de las vaguedades que predije sobre ti!, porque no sólo me has enseñado el trabajo de las ondas en las membranas frágiles de la microbiología escondida en las charcas ‘dedetéticas’, me has enseñado a sonreír de verdad, a disfrutar con ‘todo el superpower’ de los breves momentos de la felicidad que se escapan de las manos como rabos de lagartija, a regocijarme con las cosas banales para dar importancia a las triviales y olvidarme de las problemáticas, a complacerme en una charla intemporal en la puerta de tu casa, a confiar en ver una obra de teatro sin entradas cinco minutos antes de la elevación del telón, a entretenerme con las explicaciones de la lógica más preclara que me inyectas en dosis pipeteadas en tus laboratorios de la sinceridad y el juicio, ese que yo pierdo cada vez que la luna no alumbra… me has enseñado a divertirme en la reunión más seria y aburrida, a saborear los logros y los aciertos, a no rendirse en los infortunios, a disfrutar de una fiesta particular de homenaje solo para tí y para mí, por demostrar que nuestro departamento de ciencias biológicas, en el departamento de hacer personas, es y será el mejor en los largos hastíos de los veranos. Y será porque sólo dos almas gemelas pueden contar la vida en la oscuridad gris de la rectitud exacerbada.
Y cómo no agradecerte que tengas confianza en mí, como agradecer el cariño con el que tus ojos me escuchan, como no ser capaz de rendirme a tu admiración desmedida por mis tonterías, cuando la única persona que debería estar en absoluto defecto hacia tí soy yo.
Agradecida por haber tenido la suerte de hallar un corazón puro en la naturaleza basta de la hipocresía diaria, en la rutina de los tiempos de los roedores esciuromorfos. Agradecida por saberte ahí, aún enterrada en apuntes que parecen infinitos, pero que con la certeza del Universo te llevarán a tu meta merecida de la que disfrutarás y te darás, regalándote a los que tengan la suerte de encontrarte y de poder gozar de todo lo que de tí surge. Haciéndolos más y más personas, más y más buenos.

Así que por esto que no es abarcable, que no se cuantifica, ni se evalúa con test de 'Chi cuadrado', ni se puede valorar en balanzas de precisión, ni se ve con técnicas de barrido en microscopios electrónicos, y que sí se pondera en las lágrimas de emoción que me arrancas con ‘powerpoines’ y tarjetas en 3D personalizadas, en las palabras que me desarraigas con tus pinzas y que sé que guardas en matraces aforados con tapón de vidrio, por todo esto sólo me queda decirte: De aquí a la Luna… Y vuelta!!


;P

6 cosas dichas:

Verbi-Gracia
10 de mayo de 2009, 13:11

Uuufff, espera que me seque los lagrimones!!!
Ay, que no puedo parar; me ha superado el texto de “picando cebolla”, de exaltación de la amistad con gas lacrimógeno. Buah, esa pluma de marca ACME, que todo lo puede, me ha hecho LLORAR DE ALEGRÍA. Madre mía, ¡llorar de alegría!...¿hay algo más bonito?
Yo os digo a todos: “la belleza vive tras los ojos de Mochuelín”
Y a ti…“HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ”, littel rabbit
________________________________________
No le hagáis caso, yo soy una persona normal; lo que pasa es que los mochuelos tienen una visión especial y los súper-poderes de sus tremendos ojos les permiten ver lo invisible.
Y yo que estaba hoy contenta porque, voy a comer paella y esta noche dormiré en sábanas limpias con olor a suavizante. Y me encuentro con esto!!!. ¡Qué subidón! ¡Madre mía, que sensación más preciosa! Bueno, como no sé qué decir, porque todo lo que se me ocurre es mediocre al lado tuyo, digo GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. A ti, y a la vida por presentarnos. Soy una SUERTUDA POR TENERTE.
Yo te admiro tanto, que sentirme tu amiga es un honor; que digo un honor, ESTO ES UN FLIIIIPEEEEE! Jajajajajajjjj. Yuhuuuuuu!!!

JuanRa Diablo
12 de mayo de 2009, 23:23

Pues yo aquí, como silencioso espectador en este ring de cariño, sólo puedo decir que ojalá hubiera contínuas explosiones de atomos así, que nos alcanzaran a todos y nos dejaran K.O. de gusto por tener amistades tan buenas.

Un saludo cariñoso.

Anónimo dijo...
13 de mayo de 2009, 12:38

Encuentros esporádicos y fluctuantes han hecho que tú y yo tambien nos cruzasemos en un punto que no sabria definir con exactitud...no el punto del encuentro fisico en sí, sino el encuentro de dos almas que se hablan sin hablarse y que se entienden mas allá de la distancia y el conocimento....sabia de ti por otros que me conocian y te conocian...y que no cesaban de decirme que ese encuentro seria exactamente como fue....un absoluto FLECHAZO...que ni en el mas fantastico de los sketchs que resumen mi vida soñaba vivir un encuentro semejante...he tenido muchos tipos de encuentros a corta y larga distancia, algunos que se han hecho cercanos y otros cercanos que se han ido alejando.... pero es curioso sentirse tan cerca de alguien desde el minuto 0 y seguir sintiendose asi a pesar de la distancia, el tiempo y las circunstancias....contigo me pasa...y siento un pellizco que no se como agradecer y es que siento que a las duras y a las maduras tengo y tendre un hombro en el que cobijarme. ....eres muy grande nena!. sofia

José Juan dijo...
13 de mayo de 2009, 19:59

Los que pusieron precio a tu cabeza/ le dije exagerando su belleza/ se habían quedado cortos. En nada exagera quien glosa aquí la amistad de MV, "la mejor de todos nosotros", que yo siempre digo, cuando tengo la ocasión.Besos mil.

Verbi Gracia
18 de mayo de 2009, 13:20

HOLA MOCHUELÍN! SOY CUCHIPÚ, y voy a contar una historia. Se titula: "El antes, el después y el ahora".Espero que te guste:
Hay ocasiones, a lo largo de la vida, en las que existe una continuidad en el día a día, una rutina que marca los quehaceres, los placeres y deberes, de modo que sabes con quien vas a trabajar, con quien vas a dormir y con quien puedes contar. Estos momentos me gustan y me dan tranquilidad porque todo está controlado. Sin embargo, no siempre es así, pues a veces hay dicotomías, hay que tomar decisiones para avanzar hacia el futuro, y entonces se manifiesta esta cuestión: tengo miedo a los cambios.
En un tiempo no muy lejano (o quizás si) un gran cambio irrumpió en mi mente. Todo indicaba que para seguir avanzando hacia mis objetivos, debía cambiar. De hecho, todo tenía que cambiar. Y así ocurrió. Me mudé de ciudad, acepté un nuevo trabajo, e intenté adaptarme a las nuevas circunstancias. No fue nada fácil. Me sentí como un pájaro enjaulado durante mucho tiempo. La nostalgia es mala compañera de viaje. Los gloriosos días de facultad iban quedando atrás; llegar a fin de mes era entonces una prioridad.
Y en el momento menos pensado, apareció Eli. Luz al final del túnel, en un primer momento; válvula de escape en muchas ocasiones; arco iris, poco tiempo después; y desde entonces, primavera para siempre. Mi hermana mayor. Tesoro sorprendente. Una fortuna de incalculable valor que puedo disfrutar con derroche. Energía, sabiduría, risas por doquier, y una nueva amistad. Eclosión de cariño revitalizante. Y un lazo que me ata a la vida, que hoy ya puedo vivir plenamente. Una de las personas que más quiero en el mundo, y que me hace ser tremendamente feliz. Mi querida Eli. Todo lo que me das es grandioso. Eres impresionante.
Nariz de payaso,
y espíritu fuerte,
gracias por todo,
¡que suerte tenerte!.
Un abrazo hermana. Te quiero muchísimo.

Nota: ahora estoy viviendo una de las etapas más felices de mi vida. Y me apetece dar gracias:
1. Este camino lo estoy haciendo de la mano de mi superhombre. Así que tengo la gran suerte de estar plenamente enamorada de un tipo maravilloso, que es mi Ying y mi Yang; a veces me hace ser Ying, Ying …Gin!, y otras Yanggggggggggrrrrrrrr, pero loca enamorada siempre.
2. Ahora cuando pienso en los amig@s de siempre, siento una gran satisfacción. Porque cada uno está haciendo su camino y eso me reconforta. Ahora nuestro escaso tiempo es de calidad. También fundamentales. También imperecederos. Muchas gracias a todos.
3. Mi familia es la mejor familia del mundo, para mí. Salud y larga vida. Y Mucho amor.

Bueno, he querido decir con todo esto, que mi felicidad de hoy es posible gracias a los que me conocen y me quieren. Muchas gracias a todos y muchas gracias a la vida.

Y sin duda gracias a mi Eli por tantas y tantas cosas, como verbigracia, jajajajjj, como por ejemplo:
• La merluza… ¿la quiere a la plancha o arrugada?
• Palomita buena onda
• “Techamos” de menos

• NARRADOR: Usted sabe que en la mitología griega, están las tres musas que propician las Artes; por ejemplo la musa del teatro, Talía; la musa de la música, Euterpe… bueno, hay otras, hay más… la musa de los escarabajos… la “escaramusa”; pero, dada la índole de la disertación que nos congrega en este recinto, digamos que la musa de la danza, es Terpsícore.
• DOCTOR
¿Quién?
• NARRADOR
Doctor, no me diga que no conoce a Terpsícore.
• DOCTOR
De nombre no, a lo mejor si la veo… ¿Éster Píscore? ¿quién es? No, no la conozco, me acordaría, yo tengo buena memoria para… Éster Píscore es un nombre… bueno… un nombre fuerte… Éster Píscore por su nombre debe ser una mujer… ¡fuá!

• La sección elimática, los juegos, los dibujos, los programas, los libros, los chistes, la pasión por aprender, la pasión por enseñar, por vivir, por disfrutar, por amar, …………innumerable, inconmensurable, impresionante: ELI.

• Si señor:…hasta la Luna…y vuelta!

Ana dijo...
27 de mayo de 2009, 1:54

Me uno a las palabras de JuanRa, y doy gracias a la vida por haberme dado la oportunidad de aprender contigo y disfrutar tu compañía. Admiro la complicidad que tenéis vosotras dos y esa facilidad para plasmar tantos sentimientos y vivencias por estas páginas, tan sinceros, tan ideales..Pocos seres humanos alcanzan esos tesoros, sólo reservados para almas generosas que se elevan por encima de la rutina y la mediocridad que nos rodea.

Publicar un comentario

 
¿Te ha gustado mochuelin.com?