martes, 22 de septiembre de 2009

Rememberes: el día que jackeé linux

A ver... este remember va al año 2003, no hace mucho de esto, o puede que sí... Se sitúa en la clase de Linux, que es ese sistema operativo tan seguro y estable.


En esencia tengo cuatro amigos en clase, lo demás son niñatos ocupados en echarse novia y niñatas ocupadas en que les babeen los niñatos imberbes, yo ando en mis montañas rusas de las ocupaciones y asistir a las clases es absolutamente estresante, y supone un modelo de coordinación que múerete tú de risa de los encajes de bolillos y de los corredores velocistas más afamados.
Tenemos demasiadas asignaturas, demasiadas exigencias y exceso de tonterías de los diversos profesores, el de Linux en particular es un tío joven, chulo, creído y por si fuera poco: maleducado, su concepto de personas que trabajamos y tratamos de estudiar difiere del mío, situándose en las antípodas, directamente. Y además no hay lo que se dice buena química entre él y yo. Y lo he intentado, pero que no. Estamos en clase discutiendo la fecha del examen.
-Entonces quedamos para hacer el examen en dos grupos, uno el lunes y otro grupo el martes. Ya sabéis que trabajaréis en vuestros equipos y que deberéis grabar el log (que es una especie de caja negra de todo lo que escribes, un informe de cada una de las teclas que pulsas), junto con el examen en mi ordenador para que yo luego lo corrija, me daré cuenta de los logs modificados y estarán suspensos al instante, quiero ver las veces que metéis la gamba. No quiero papeles, ni nada por escrito de vuestra mano, el examen me lo debéis entregar de esa manera. Os autentificaréis con las claves que yo os dé para ese día y lo dejaréis en mi equipo que será el servidor.
Ahora que la gente se apunte en dos listas, la del examen del lunes y la del martes.
Miro a mi colega Fran. Espero a que despierte de su letargo habitual, le digo bajito:
-Qué día hacemos el examen?
A ver, que no es para copiarme, pero que puestos a elegir prefiero hacerlo el día que coincida con al menos algún colega.
Fran se queda un poco perdido, tampoco me sorprende, están los mundos de Yupi y los mundos de Fran, que son infinitamente más grandes y fantásticos de los de Yupi..., se toma su tiempo y al final contesta:
-Nos esperamos que se apunten todos y luego el día que menos gente haya para poder pillar las máquinas que mejor funcionan.
No sé, no sé... yo es que prefiero hacerlo el martes, un día más para gandulear siempre me viene bien, a mí eso es que siempre me viene mejor.
-Jo Fran, al final pringamos el lunes... uff, yo prefiero el martes, porque el lun..
-Oye, vosotros dos, es que no vais a hacer el examen??
Don profesor simpático señalando el folio y gritándonos sin piedad.
Nos levantamos para ir al patíbulo, y miramos ambos folios. La panda de niñatos descerebrados me ha dado una sorpresa más que inesperada, se han apuntado todos el lunes!! quedamos para el martes una ridícula lista de cuatro nombres que completamos Fran y yo.
-Jo, Antoñito hardware se ha apuntado para el lunes...
Pues vaya!! es el único que maneja Linux con esa habilidad de los gurús, una fuente menos de la que copiar en el examen. Pero bueno. Nada es perfecto.
-Antonio, vas a hacer el examen el lunes? apúntate el martes y lo hacemos 'juntos'
-No, que estáis muy pocos y el profe os tendrá demasiado enfilados, torpones.
-Claro!! ya lo sabía yo!!
-bueno, aun tenemos el fin de semana para estudiar y el lunes!!.
Ole mi Fran con las tonterías, en su mundo fantástico de elefantes rosas y de tiempos para estudiar.
Estamos a viernes, yo veo muy lejos el examen el martes, pero aun más lejos aprobarlo en estas condiciones.
-nos vemos el lunes por aquí para ver qué les han preguntado, no?
-Ok. Hasta el lunes entonces.
El lunes la gente en la cafetería desde las siete, comiendose no las uñas, sino los dedos mismos. El examen parece difícil, pero nada peor que programación u otras delicias, claro que no me fío de nada y creo que hago bien. En este trance entra don simpático a la cafetería. No suelen venir por esta zona los señores profesores, pero este es un borde donde los haya, nada más entrar se nos queda mirando y se le pone media sonrisa:
-Qué.. estudiando ahora?, pues la lleváis clara.
Miradas de odio visceral profundo. Y él se pide un café, como si le importáramos nos lanza una mirada de soslayo.
-Profesor -la pretty de la clase, que se ha puesto un señor descotazo hoy, mira tú qué casualidad!!!- en el examen podemos trabajar en modo gráfico?
-Jajajaja!!, QUIEN TE HA DICHO ESO!!!??- vocinazo de echarte el pelo para atrás a toda la cara de la pretty que se queda blanca nuclear- se trabaja en consola y se graba todo el log que yo me ría después!!! como yo vea una entrada a gráfico estáis suspensos! aunque lo hagais todo perfecto, jajajaja, modo gráfico -Y allí los que no nos reímos somos nosotros, nadie- en cinco minutos os quiero arriba a los que os vais a examinar.
Y con las mismas, paga el café y sale pitando de la cafetería y yo creo que frotándose las manos. Me queda una cosa clara: aquello va a ser peor que programación. La hecatombe, la debacle, el desastre, la desgracia... el examen de Linux, ayy pero quien le dijo al niñato ese del Torvalds que inventara un sistema operativo, con lo felices que nosotros seríamos ahora sin tener que examinarnos de esto, y en consola, y con las mismas esperanzas de aprobar que de que las ranas se peinen.
El personal se recoge las cosas, se recoge también el miedo y la depresión preexamen, pero no ese examen tipo: te vas a enterar tú', sino del modelo: 'cágate por las patas'... y sube directamente a la sala de inmolación, Fran y yo los seguimos en un duelo raro, en la puerta nos despedimos, como si fueran lemmings en el borde del acantilado. Y allí nos quedamos los dos con la estúpida esperanza de escuchar algo a través del muro del aula. Como un par de pasmarotes. A los minutos nos separamos de la puerta y volvemos a la cafetería, sin cruzar una palabra. Me entran los siete ataques de nervios y decido que es el momento de empezar a estudiar el examen de Linux que lo tengo en unas horas, en menos de veinticuatro para ser más exactos. Sí, siempre he sido así, si nazco tres veces más, pues sería igual, último día, última hora, último minuto.
Saco los apuntes, me pido mi cocacola para desayunar (costumbre que aun mantengo), miro a Fran y nos enfrascamos en una conversación superinteresante sobre la cría en cautividad del calamar gigante en balsas de interior... o sobre la difícil tarea de conseguir un líquido de lentillas que te las deje como nuevas aun siendo de esas de uso diario que nosotros estiramos hasta la semana, así que cierro los apuntes y adiós muy buenas. Se me pasa el extraño ataque de estudiar con más de diez horas de antelación.
Creo que fue en mi tercera cocacola de la mañana cuando Paqui hizo su aparición en la cafetería. Paqui llegó como un naufrago escupido del mar de olas impenetrables. Paqui estaba minutos antes en ese examen de linux con don simpático, Paqui tenía la cara desencajada y la mirada perdida:
-Hola... qué tal?
-mal, muy mal. La verdad es que mira que he estudiado, para nada de nada, muy difícil. No aprueba ni el tato.
-qué ha preguntado?
-Joder, ni me acuerdo... a ver que piense...
En aquel momento la realidad tomo un cariz diferente y en una decisión sólida y basada en la expresión de Paqui abrí los apuntes para empezar ya de una vez a estudiar, en serio. Porque Paqui era una chavala que aprobaba, estudiosa y tenía una cara de haber caído entera. Y encima no nos decía nada. Aunque le preguntamos sometiéndola al tercer grado, Paqui venía con el cerebro desintegrado, quizás licuado de tan enorme esfuerzo y no recordaba nada. En el intento porque la amnesia nos permitiera al menos tener algo de información vital para saber por donde habían ido los tiros, decidimos subir al aula del examen a ver si alguien más salía y entre todos reunían un par de neuronas que nos apuntaran algo de luz para nuestro inminente examen. Estando allí los tres, pasó un profesor, de redes:
-Qué hacéis aquí?
-Nada, esperando a ver si sale ya la gente del examen de Linux y podemos entrar un rato a estudiar...
Menuda trolaaaa! extraída de los mundos de Fran, sin duda.
-Ahh, pues si necesitais algun ordenador estoy en la sala de al lado. Y así si tenéis dudas de redes pues os puedo ayudar.
No era exáctamente lo que estábamos pensando, Fran para disimular con esta tontería, Paqui con la cara aún de una palidez sublime y yo con el agobio que me apretaba, que me impedía ni siquiera pensar con claridad.
-Pues buena idea... vamos con usted.
Y lo seguimos como tres perritos. Abre la puerta, se sienta al fondo del aula en la mesa y la silla del profesor, enciende su equipo y los tres mosqueteros, Fran, Paqui y yo, nos sentamos en tres equipos en el lugar más alejado de él.
Arrancamos las máquinas, que tienen Linux y nos ponemos en situación de hacer algo que parezca serio.
-oye Fran, sí que tienes el pelo largo tú.
Paqui acaba de arrancar esta conversación interesantísima, está sentada entre nosotros dos.
-Pues es que llevo dejándomelo largo dos años.
-Claro, pero como lo tienes tan rizado..
-Ssshhh, hablad bajito por favor.
El profesor ejerciendo.
-Oye.. vosotros dos -intervengo en el tema capilar con la voz casi inaudible- estamos en la misma red que la otra aula verdad?
-Sí, es la misma... -voces de esas de pasillo del cine-, pues tú también lo tienes muy rizado Paqui, te echas algo para que no te coja mucho volumen, no?
-Claro, la espuma acondi..
-Paqui, te acuerdas del nombre de usuario y contraseña del ordenador del profesor del examen??- vuelvo a importurnarles, mis dedos corren sobre el teclado, no les miro, estoy solo en la pantalla negra escribiendo sin parar, probando y reprobando.
-Sí, de eso me acuerdo, es admin y admin123... pues Fran, tienes que probar esa espuma, y en la próxima luna llena tienes que cortarte las puntas, porque eso hará que ye crezca con más fuerza.
-Estoy dentro
-Pues es que eso de la luna no me lo he creído nunc...
-QUE ESTOY DENTRO COJONES!!
Me miran los dos, tengo los labios apretados, estoy con las manos en el teclado, están paralizadas, mi cuerpo entero lo está:
-Qué es eso de que estás dentro..? dentro de qué??
-Dentro del ordenador del profesor de Linux!!!!, dentro del examen!!!.
-No jodas!! no jodas!!!!!!... que estamos jaqueando... que estamos jaqueando el servidor del profesor!!!!!!!!
-Sssshhhh, silencio por favor.
Miramos los tres al profesor, agachamos la cabeza a modo de disculpa
-Queréis calmaros???!!! que este se enfada y nos larga!!. Mira Paqui, tu examen.
-joder, joder... que pasada!!
Me quedo pensando:
-Y ahora.. ¿qué hacemos?
me formula la pregunta Fran:
-Pues podemos borrar todos los exámenes, y dejarle una nota, propongo: 'buen sistema de seguridad, aprobado general por ineptitud del profesor', jajajajaja!!
-Joder, cómo vas a hacer eso?? pobres, no, que nos pillan y además nos haría el examen de nuevo.
-Cómo vas a borrar los exámenes, no te pases!!!
Los dos hablando a voces silenciosas a la vez.
-Humm, es verdad. Bueno, vamos a coger el examen lo primero, copiarlo en un pen, y después corregir el de Paqui.
-Ayyy!! síii... síiii!!!-Paqui me estampa un par de besos, de esos de agradecimiento absoluto. Arrugo la cara, achino los ojos, porque no lo soporto, no soporto los besos y aún menos los besos traidores para los que no me he preparado y me sorprenden. Y aún así me da un abrazo para mi alarma general!!, me libero de esa presa de cariño, hablo recomponiéndome:
-Luego nos daremos una vuelta por los demás exámenes y corregiremos a quien nos dé la gana.
-vale, pero no vayas a fastidiar a nadie.
Me apostilla Fran levantándome el dedo índice. Le hago burla, pero pienso que en el fondo lleva razón.

Cambiamos la hora de nuestro equipo para modificar el log de Paqui, le hacemos un exámen de ocho, para no dar mucho cante, con los apuntes a mano y los tres pensando juntos, repasamos a los compañeros y corregimos algunos errores de Antoñito Hardware, Santi y Tomás. Me encargo de falsear un poco el log de la pretty para que aparezcan dos salidas a modo gráfico. Fran me deja al final que lo haga, porque amenazo con no pasarle el examen. Nos enviamos por mail el exámen resuelto. Cerramos nuestro sistema, reponemos la hora, sonrío, me descojono en realidad, puedo suspender mañana, pero hoy he demostrado que algo sí que sé.
Acabamos y nos vamos a tomarnos unas cervezas para homenajearnos/me en nuestra primera incursión de Linux, en un examen y en el servidor del profesor. Del profesor simpático y chulo, merecedor de esta y otras jodiendas. Ups, que fiable es este sistema, tan seguro!!
No tenemos muy claro que el examen del día siguiente sea el mismo, pensamos que será muy parecido, pero increíblemente es incluso el mismo. Yo lo había memorizado, así que me paso medio examen disimulando porque lo acabo en diez minutos. Por supuesto aprobé con nota ese cuatrimestre. Sin sospechas, sin copiarme, sin nada que delatara cualquier artimaña rara.
También aprobó Paqui, y Antoñito... Creo que Fran corrió peor suerte.
Pero en venganza, los dioses se confabularon en el siguiente cuatrimestre, el examen se hizo un único día, puesto que gente como la Pretty y sus amigos desestimaron preentarse ante la evidencia del suspenso seguro. En medio de mi exámen, quedando sólo yo, se va la luz y no puedo guardar nada, ni en mi equipo ni en el ordenador del profesor, así que este, ni corto ni perezoso me hace un examen oral. Recuerdo que maldije a Endesa, a Linux y a mi suerte, pero recuerdo que aprobé, también. Al final aprendí Linux, aunque no lo parezca, y he defendido siempre la estabilidad y la solidez del sistema, que se suele ver afectado por ataques cuando somos nosotros los que nos creemos intocables, invulnerables y excesivamente poseedores del poder absoluto, colocamos contraseñas facilmente asequibles o descuidamos detalles tan tontos como que nuestra red puede estar compartida con equipos que no controlamos.
Y en redes tan accesibles como la de este caso.
Nunca le dije nada a don simpático, que me miraba y yo leía en sus ojos su sospecha de mis capacidades, de mis aprobados y de mis notazas, pero así soy yo. No sólo de estudiar viven las personas, sino del ingenio concreto para conseguir los objetivos con el menor esfuerzo posible.

;P

3 cosas dichas:

ALGA
22 de septiembre de 2009, 9:02

Ay mochuelo! te echaba de menos.

Ey qué genial este remember.Me ha encantao. Ya sabes lo que me mola comenzar el día con tus historietas!Gracias.

Angus
23 de septiembre de 2009, 16:19

Me encanta tu blog.

mochuELIn
10 de noviembre de 2009, 16:31

Alga: sigo por aquí, pero no es fácil!! intentaré que comiences más días con más historias. Bs

Angus: todo un honor para mi que un bloggero tan consumado me comente, gracias!

Publicar un comentario

 
¿Te ha gustado mochuelin.com?