martes, 11 de agosto de 2009

Dentro

La felicidad está dentro de cada uno y no fuera.


Nos perdemos los pequeños detalles de la vida esperando que cosas importantes, magníficas, enormes, nos vengan a sacar de la rutina. Nos saltamos las cosas insignificantes porque en ellas no hay más sorpresa que eso, la insignificancia.
He estado días fuera, fuera de muchas cosas, y suspendida en detalles, pero detalles a los que les tenía que prestar atención, aunque no me apeteciera hacerlo, porque me producían una sensación de vértigo y de impotencia.
Hoy ya puedo sonreír, de nuevo. Y lo hago con auténtico placer y alegría.
Hace unos días apareció en mi piel una mancha sin forma definida, con un tamaño considerable, con unos bordes irregulares y con una gama de colores diversa. Tras las pruebas y visitas a los médicos de rigor se confirma, por fin, que no es preocupante.
Una vez más descubro que la felicidad está dentro de cada uno, y nos solemos refugiar muy pocas veces en ella, buscandola fuera, cuando es más probable que la hayamos enterrado en alguna parte de nuestra alma.
Muchas gracias a todas las personas que me han sufrido estos días, que aseguro no los recordaré como los mejores de mi vida.
Ahora sólo queda continuar.

;P

7 cosas dichas:

X
11 de agosto de 2009, 2:19

Después de todo, la aparición de amorfas manchas cutáneas de irregulares bordes no son precisamente rutinarias. Uno no se pone especialmente feliz cuando descubre que se le ha ido una espinilla. Cuando algo extraordinario resulta ser inocuo, sí. :-)

ALGA
11 de agosto de 2009, 8:05

Dios, menos mal que no era nada.

Miski
17 de agosto de 2009, 14:52

Enhorabuena!!! Esas cosillas acojonan cantidad...a veces es mejor no saber tanto y se vive más feliz.
Un saludo.

JuanRa Diablo
18 de agosto de 2009, 16:59

Te mando un beso grande, comparto el alivio y alegría de que no sea nada.
Has de saber que me he acordado de tí desde Barranquilla, en Colombia, desde donde te escribo hoy. Y ha sido al ver esta imagen

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Mochuelo_Barranquilla_2.jpg

Hasta pronto, avecilla feliz

Quicus Magnificus
18 de agosto de 2009, 22:51

Exacto, aunque a veces lo externo podría ayudar un poquito... :-)

Saludos

mochuELIn
21 de agosto de 2009, 21:48

Muchas gracias a todos, de verdad que es más que agradable poder ver este apoyo gratuito!.

Gracias X: era inocuo, pero mientras que se revelaba como tal no resultó así, al menos para el sueño.

Gracias Alga: tus palabras, tus gestos, tu aliento es más de lo que nadie nunca se habría imaginado.

Gracias Miski: en la ignorancia se suele vivir con más comodidad, llevas tda la razón.

Gracias JuanRa: he notado ese beso, aunque estés a tantos kms de distancia tu presencia es innegable, ese mochuelo es muy especial, lo guardaré con cariño!

Gracias Quicus Magnificus: lo externo ayuda, pero al final lo esencial siempre está dentro.

Os quiero mucho!!

peibol
22 de agosto de 2009, 11:11

Es una cita muy manida, pero a la vez muy cierta. Ojalá no tuviéramos que vernos en situaciones límite para empezar a valorar lo que somos y tenemos.

Un saludo ;)

Publicar un comentario

 
¿Te ha gustado mochuelin.com?